Que pesa mas, ¿un euro o la ética? - Edu Sentís | One Life. Live it !
12365
post-template-default,single,single-post,postid-12365,single-format-standard,bridge-core-2.6.4,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-24.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-12835

Que pesa mas, ¿un euro o la ética?

Decisión complicada, resolución feliz. Llevo 3 años vendiendo productos en Amazon Selle Central. Durante este tiempo he visto, vivido y observado como el gigante de ventas del capitalismo ha aplicado sus leyes por encima de los gobiernos. Se las inventan y punto. Si lo quieres bien, si no nuestro algoritmo te situará al final de la lista. Así de claro me lo dejaron.

Poco a poco han aumentado sus comisiones, sus decisiones absurdas, penalizaciones sin sentido, sus bases de marcas por encima de las internacionales, sus retenciones por si acaso, por no comentar que tengas mala suerte con los compradores sin escrúpulos porque estás perdido e indefenso. Aquí no hay oficina del consumidor. La oficina son ellos.

Pero si, aunque la facturación aún era positiva, mi malestar constante, los requerimientos, comisiones, la falta de comunicación, la arrogancia de algunos clientes y un aviso en la plataforma que decía:   «Hay riesgo de que tu cuenta se desactive»   me hizo cuestionarme que yo no puedo formar parte de esta deriva. Nunca tuve ni una sola devolución, pero la arrogancia de un cliente desencadenó esta situación. Felicidades, campeón!

NO OS PREOCUPÉIS, YA LA HE DESACTIVADO YO!

Gracias por el aviso señores de Amazon! Me lo habéis puesto en bandeja porque la ética+indignación me ha dado valentía y tranquilidad para tomar una decisión acertada.

No os podéis imaginar la fuerza que da, actuar con base en lo que crees profundamente. Ahora toca o reducir gastos por la caída de la facturación NO ÉTICA, o quemar neuronas para un nuevo proyecto. No hay marcha atrás. Nunca tomo decisiones en caliente o sin contar hasta 10.

Un gran amigo me enseñó un día:

SI NO HUBIESE SONADO EL TELÉFONO, SE HUBIESE PERDIDO IGUALMENTE LA VENTA.