SOSTENIBLE_Estetica, funcionalidad y sostenibilidad: criterios para diseñar productos mejores - Edu Sentís | One Life. Live it !
1645
post-template-default,single,single-post,postid-1645,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

SOSTENIBLE_Estetica, funcionalidad y sostenibilidad: criterios para diseñar productos mejores

SOSTENIBLE_Estetica, funcionalidad y sostenibilidad: criterios para diseñar productos mejores

El ecodiseño los premios de diseño DELTA 2009

«Si reciclamos es porque muchos de los residuos que tiramos son resultado de productos mal diseñados». Esta fue alguna de las reflexiones que se hicieron en la mesa redonda «El ecodiseño los Premios DELTA 2009» el pasado 26 de noviembre en el FAD, evento organizado por el Centro Catalán del Reciclaje de la Agencia de Residuos de Cataluña. Ramon Folch, socioecólogo miembro del jurado de los Premios DELTA 2009, dirigió el debate destacando la importancia de la sostenibilidad a la hora de diseñar los productos. Para completar la mesa redonda se contó también con dos de los ganadores de los Premios DELTA de Plata 2009, Salvador Fàbregas (diseñador industrial) y en Eduard Sentís (responsable de URBIKES).

La celebración de la XXXIII edición de los Premios DELTA 2009 el pasado 5 de noviembre en el FAD permitió mostrar el trabajo de muchos diseñadores, materializada en 61 productos seleccionados de un total de 267.

El jurado de estos premios, entre los que se encontraban diseñadores industriales, arquitectos y un biólogo, coincidió de manera sorprendente en la elección de los productos ganadores, sobre todo en la consideración de criterios de sostenibilidad a la hora de valorar los más idóneos .

De esta manera, del total de siete ganadores del premio (uno de oro, cinco de plata y una mención especial), seis han considerado aspectos ambientales en su diseño. Si los diseñadores empiezan a entrar en la incorporación de criterios de sostenibilidad y los fabricantes trabajan conjuntamente, podemos llegar a producir buenos productos.

Esta es una de las principales conclusiones de la última edición de los Premios DELTA: más allá de los aspectos puramente estéticos, la funcionalidad y la sostenibilidad deben primar a la hora de diseñar. Parece que se empieza a trabajar en esta línea. Es una buena noticia.

Entre otras reflexiones, la mesa redonda sobre ecodiseño debatió sobre la importancia de la durabilidad de los productos. Si el diseño realmente buscara alargar la vida de los productos,
cerrando además el ciclo con monomateriales que fueran biodegradables, no habría que plantearse qué hacer con los residuos resultantes y no habría, entonces, diseñar productos a partir de residuos de otros productos.

Porque el residuo es un invento moderno, el resultado de procesos industriales incompletos e ineficientes, es decir, el residuo es un error de diseño. En el momento que el hombre ha sido consciente de que los recursos naturales no son ilimitados se han empezado a plantear dudas sobre nuestro sistema productivo actual: ¿cómo podemos producir de manera más sostenible y más equitativa?

Todo empieza en el momento de la concepción de los productos y uno de los aspectos principales en esta fase es la búsqueda de la durabilidad de los mismos. Actualmente hemos llegado a un punto en el que todo lo que compramos deja de funcionar el día después de que expire su garantía. Los fabricantes no quieren que sus productos duren demasiado, quieren que tengamos que gastarnos dinero en su mantenimiento, dificultando-nos su reparación y conduciéndonos, en la mayoría de los casos, a comprarnos otro producto nuevo.

URBIKES (Eduard Sentís), Premio de Plata, una bicicleta pública urbana que destaca por sus neumáticos macizos (y que por tanto no se pueden pinchar) y su sistema de transmisión es a través de eje cardan (reduciendo así sus problemas mecánicos). Con este producto se han reducido en un 80% las incidencias habituales de las bicicletas públicas.

Todos estos productos son ejemplo de que un buen diseño es aquel que también integra la variable ambiental, siendo competitivo y ofreciendo un servicio de calidad al consumidor. Parece que estas ideas empiezan a circular ya impregnar muchas disciplinas: la arquitectura, el diseño, la ingeniería, la economía. Nos encontramos en el siglo de las  transdisciplinarietats y por tanto todo buen diseño, sea de un electrodoméstico o de un edificio, debe tener en cuenta la durabilidad, la reciclabilidad, la funcionalidad, la estética, la
a temporalidad, y además debe ser responsable. Porque, y aquí se abre otro debate: un producto que se ha fabricado con materiales extraídos a través de explotación de recursos naturales de otros países con mano de obra barata, ¿sería un buen diseño? Algunos de estos ecodiseños se irán explicando en el especial Ecodiseños de Sostenible.

Publicado por SOSTENIBLE

SOSTENIBLE_1