Un columpio dentro de Urbikes City
4948
post-template-default,single,single-post,postid-4948,single-format-standard,bridge-core-2.6.4,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-24.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-12835

Un Columpio dentro de Urbikes City

¿CUANTO TIEMPO HACÍA QUE NO TE COLUMPIABAS?

Un columpio en Urbikes

Con la reforma 2015 se nos ocurrió crear varias unas zonas de momentos tranquilos dentro de la ingeniería. Una pizarra, un Sofá, una mesa de Ping-pong, el balcón… y una de ellas fue el columpio. Un espacio para seguir ingeniando, innovando. Y qué mejor éste espacio para que atraiga estos momentos.
No sabes si columpiarte pero, si te sientas te atrapa.

Durante la reforma y en la inauguración de Urbikes inmortalizamos éstos momentos y preguntábamos a todos los que se sentaban unos instantes o mucho rato la siguiente pregunta:

¿CUANTO TIEMPO HACÍA QUE NO TE COLUMPIABAS?

Con la multitud de respuestas recibidas, al día siguiente de la inauguración todos ya sólo podían contestar no más de 1 mes. 🙂

¿Y porque un columpio?
Columpiarse es un juego de niños que nunca pasa de moda, ni siquiera en la era digital. Prácticamente ningún niño puede resistirse a la tentación de subirse en un columpio nada más verlo. Elevarse por los aires con todas sus ansias, fuerzas y sentir la sensación de casi despegar: a muchos adultos les gusta aún columpiarse e, incluso al recordar su infancia, saben exactamente cómo era aquel columpio que recuerdan.
Creado con elementos reciclados, con cuerdas reusadas y un neumático abandonado, colgado a una altura de 4 metros con eslingas de camión, satisface una necesidad básica que hemos perdido al hacernos mayores y aunque no lo podamos explicar de forma consciente con nuestras actuaciones.
Al columpiarnos, tomamos conciencia de nosotros mismos de una forma muy intensa y se experimenta una sensación de aparente ingravidez, lo que divierte enormemente. El viejo sueño de volar que tenemos los humanos entra también aquí un poco en juego. Si y continuamos trabajando. Al columpiarnos, niños y mayores tenemos la sensación de despegar de tierra firme y estar un poco más cerca del cielo.
Los movimientos que son necesarios realizar al montar en un columpio, fomentan el sentido del equilibrio y la consciencia de uno mismo: ejercitamos la sensación corporal y nuestra seguridad.
¿Y entonces?
¿Porque dejar de columpiarse durante la vida?
Para ingeniar necesitamos, espacio, ordenadores, software avanzado, herramientas y tiempo. Estos elementos son básicos en una ingeniería. Pero quizás hayamos encontrado aquel «producto» necesario para que fluyan las ideas y genere entusiasmo en estado puro para crear.